OH NO SHE DID NOT! No podía permitirme a mí misma dos días sin publicar algo, ¿qué pasará con todos aquellos godines que se desestresan leyendo de contrabando (aunque sea de contrabando, aunque sea de vez en cuando, pero léeme) mis post? ¿Qué pasará con todas aquellas perritas de mi ranchito que se meten sólo para zorrearme y decir, ¡qué naca, tiene un blog y escribe con acentos!? ¿Qué pasará con mis tías? ¿Qué pasará?

Por eso y aunque mi día necesite más de 30 horas, les escribiré un Miércoles de tips rapidín, ¡no sean mal pensados! Esto es serio. El otro día me clavé viendo videos de unos gringos, canadienses, o quién sabe de donde, pero eran altos, rubios y obviamente guapos, que su objetivo era demostrar que un hombre puede conquistar de cualquier manera, en este caso, aprovechándose de la bondad de unas mujeres de prestarles su celular, con el cual se llamaban a sí mismos y obtenían el número telefónico de la morra para llamarle después para una cita o algo. La mayoría quedaba impresionada por las técnicas de los tipos y con una sonrisota más grande que la de sus cumpleaños, pero otras cuantas ponían su cara de quema mucho el sol y se molestaban.

El video me causó tanto impacto, que lo usé para una clase al día siguiente y yo me preguntaba, ¿qué haría yo en el lugar de las morras? Pues parece que mis plegarias fueron escuchadas, aunque en Mexican Curious Version, cuando un día que me dirigía a mi salón en la Universidad, a la hora donde hay mucha gente transitando hacia sus salones, se me aparece un gordito, de esos que ni con chistes ni troca se ven guapos, ¿ya se lo imaginaron? En medio de esa muchedumbre, el gordito se dirige hacia mi y en mi mente pasó que me pediría la hora, hasta que dijo… “Muchacha( porque así nos dicen a todas las mujeres aquí en el norte), me interesaste mucho y quiero conocerte más, ¿me das tu Facebook?”, ¡SE LOS JURO! Lo peor de todo es que me lo dijo como si me preguntara la hora, o sea a distancia y gritándolo. Me quedé en shock, y mi cara fue:

Por si fuera poco, él remató con un, “¡ESTÁ BIEN, DESPUÉS ME LO DAS!”, cómo si yo le hubiera contestado algo. O, sea WTF?? ¿Cómo es posible que este tipo de gordito tenga tanta autoestima? Es más, si fuera mentira, ¿cómo es posible que alguien quiera grabar a este gordito para YouTube? Después de superar mi estado de shock, siguió un ataque de risa, o sea, WTF con el gordito???

Después de reírme una y otra vez, llegué al momento que cualquier mujer merece, al momento que cualquier albañil, camionero y carnicero te hace sentir: “Bitch, I’m fabulous”.

 

Así es mujeres, seamos sangronas, odiosas y aunque nos hagamos las ofendidas cuando un albañil nos grita “Bendita la tuerca del “rin” de la llanta del camión que trajo el cemento donde estas parada, monumento!”, al final te saca una sonrisa y te hace sentir bien perrita.  Así que mi consejo para este miércoles de tips rapidín es que si amaneces triste, cansada, ojerosa y sin ilusiones, te pases por alguna construcción, o cerca de algún bicicletero, no te prometo amor eterno, no te prometo un austriaco ojiazul, pero sí te prometo una nacada que te hará sentir Ninel Conde en anuncio de Emperador.  Tan tán. ¿Les gustó?

No olviden seguirme en  FACEBOOK,  TWITTER,  PINTERESTINSTAGRAM  y BLOGLOVIN’.

XOXO,

A

Anuncios

Un comentario sobre “#MDT: Autoestima en un, dos por tres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s